Nuevo Régimen Laboral Juvenil: ¿Quién paga la factura de la nueva ley laboral?

17 de diciembre de 2014

El nuevo Régimen Laboral para los jóvenes, que fuera aprobado en tiempo récord por el Congreso de la República, ha despertado polémica y ha motivado, por un lado una férrea defensa de los voceros más destacados del gobierno, quienes han señalado que se trata de una norma que formaliza y que reactiva; y, por otro lado, la convocatoria a una marcha de jóvenes el día Jueves 17 de Diciembre a las 6 pm, quienes reclaman que no se vulneren sus derechos.

Las principales características de este régimen laboral, que rige para jóvenes entre los 18 y 24 años, son las siguientes:

  • Los jóvenes no contarán con CTS, ni gratificaciones, ni seguro de vida, ni utilidades.
  • Los jóvenes tendrán 15 días de vacaciones por cada año laboral.
  • Los jóvenes no contarán con asignación familiar.
  • En caso de despido arbitrario, sólo contarán con una compensación de 20 días por año.

No es la primera vez que se crea un régimen especial para promover la formalización de las relaciones laborales en la economía. De hecho, anteriormente ya existían regímenes distintos al general. Sólo el régimen general D.S. N°003 -97-TR otorga todos los derechos laborales posibles al empleado (planilla, seguro de salud, seguro de pensiones, pago de horas extras, CTS, gratificaciones, vacaciones, indemnización por despido, etc). Actualmente, antes de la promulgación del nuevo régimen laboral juvenil, ya el 99% de las empresas estaba beneficiado por un régimen especial con beneficios recortados para los trabajadores: el Régimen Especial D.Leg. 1086 aplicable de manera permanente a la Micro y Pequeña Empresa y que se encuentra en plena vigencia.

Precisamente este es bastante similar al nuevo régimen laboral juvenil recientemente promulgado. ¿Cuál es la principal diferencia? La diferencia es que el Nuevo Régimen Laboral Juvenil (que algunos han bautizado como Ley Pulpín) se aplicará también a la mediana y gran empresa. Al analizar los beneficios del Régimen MYPE con el nuevo régimen laboral juvenil, este se parece especialmente al tratamiento dado a la micro empresa, por lo que al aprobarse el nuevo régimen lo que se está haciendo es uniformizar -en el caso de lo jóvenes- para todas las empresas del país el tratamiento laboral que hasta hace muy poco era solo aplicable para las micro empresas.

En cuanto a su efecto sobre la formalización, en nuestra opinión, el nuevo régimen no formalizará a la microempresa mucho más allá de lo que hacía el D.Leg. 1086 que ya había probado ser bastante poco efectivo. ¿La razón? En los años de vigencia de esta norma, solo 2.5 de cada 10 MYPE formales se habían registrado en el REMYPE para acogerse a los beneficios dispuestos por esta norma. 

¿Cuál será el efecto principal de esta norma entonces?  Se trata de una norma predominantemente redistributiva. Los principales beneficiados serán las empresas anteriormente sujetas al Régimen General (las medianas y grandes, quienes absorben a la mayor cantidad de mano de obra formal en la economía), pues el costo de la contratación se reduciría para el caso de los jóvenes y, como resultado de ello, sus resultados financieros mejorarían. Entonces, quienes asumirían los costos serían los jóvenes que verían sus derechos recortados. 

En términos de promoción de empleo juvenil, está todavía por verse si se generará más empleo juvenil o si simplemente se producirá una recomposición de la mano de obra en favor de aquella con menos derechos laborales. La reactivación económica que también es objetivo de la presente norma solo se producirá si la generación de empleo es importante.

En nuestra opinión, si verdaderamente el Gobierno deseaba promover la generación de empleo juvenil formal, una alternativa más saludable habría sido destinar recursos para que esto se produzca (por ejemplo, a través del otorgamiento de un incentivo tributario directo a las empresas que generen empleo formal para los jóvenes). Bajo el diseño de la norma actual, quien está pagando el costo de una reforma en la que el Gobierno debería estar dispuesto a invertir son los jóvenes y quienes se están beneficiando son las medianas y grandes empresas.

De cara al futuro, si realmente queremos pasar a formar parte de la OCDE, poco a poco debemos como país comenzar a alinear las acciones de política hacia este objetivo de largo plazo. Los países de la OCDE no recortan los derechos laborales sino que los defienden y, recientemente, expanden cuando desean promover la incorporación al mercado laboral de algunos segmentos de la población, como es el caso actual de las mujeres. 

Todos debemos apoyar la iniciativas del gobierno orientadas a reactivar nuestra economía y  a fomentar la creación de empleo juvenil. Sin embargo, al hacerlo es importante asegurar que no le estamos pasando la factura a quienes deberíamos estar beneficiando.

Vea también: Este cuadro comparativo te muestra las diferencias y similitudes entre los distintos regimenes laborales existentes



Entre 2007 y 2015, los EE.UU. invirtió USD 14 mil millones en investigación y desarrollo para la salud, lo que ha permitido salvar millones de vidas y ha creado retornos importantes a la economía americana.
Las empresas tecnológicas están promoviendo la filosofía colaborativa antes que el trabajo en equipo porque da oportunidad para que cualquiera pueda aportar las grandes ideas, sin importar los cargos.
El consumo de cacao ayudaría a regular el sistema inmunitario gracias a su contenido de polifenoles y flavonoides que balancean la microbiota o flora intestinal.