Nueva Ley del trabajador joven: Compara los principales regímenes laborales en el Perú

18 de diciembre de 2014
  • Nuevo Régimen Laboral Juvenil fue aprobado  por el Congreso en tiempo récord.
  • Posee varias similitudes con Régimen de MYPE.

Foto: La República

La aprobación del nuevo Régimen Laboral Juvenil ha abierto el debate entre los que creen que es una ley injusta para con los jóvenes y entre los que consideran que estos se verán beneficiados. Sin embargo, un análisis al detalle de los beneficios recortados del nuevo régimen  revela no sólo un parecido casi idéntico a un régimen laboral ya existente, sino también quiénes son los más beneficiados con esta nueva ley.

Se trata del Régimen de la MYPE, Decreto Legislativo 1086, promulgado en el 2008. Este régimen buscaba fomentar el empleo formal  de miles de trabajadores en las micro y pequeñas empresas de todo el país. Sus beneficios recortados, en comparación con el régimen general, debían generar una ola de formalización por parte de las MYPE y, por ende, más trabajadores en planillas con algún tipo de beneficios laborales. Sin embargo, esto no sucedió en la práctica.

El siguiente cuadro elaborado por Proexpansión compara los tres principales regímenes laborales: el general, el régimen MYPE y el nuevo régimen juvenil.

Lo primero que llama la atención es el gran parecido del nuevo régimen juvenil con el de la MYPE. En específico, con el tratamiento de la micro empresa. Nueve de las diez características mostradas en el cuadro son exactamente iguales con las del nuevo régimen. Sólo el tiempo de vigencia de la modalidad de contrato es distinta en el caso del nuevo régimen que sólo puede durar entre uno y tres años. Sin embargo, el gran parecido desbarata el primer argumento que esgrimen los que se encuentran a favor de esta ley; es decir, que es una ley que busca beneficiar a la pequeña y mediana empresa. Con la aprobación de esta ley lo que se logra es que todas las empresas tengan un trato de microempresas en el sector juvenil. 



Un informe de Morgan Stanley Research plantea que hay un grupo de sectores donde Amazon no tendría todas las de ganar: las tiendas de precios bajos, los repuestos y artículos para el hogar, los alimentos, y los productos de aseo.
El sitio WillRobotsTakeMy Job.com ha establecido que la atención al cliente y la venta por teléfono tiene 55% y 99% de probabilidades de ser robotizables.
Kraft Heinz ha anunciado su compromiso para mejorar las condiciones en las que sus proveedores crían a sus pollos de engorde.